Historia

El viernes 7 de febrero de 2014, en el marco del tradicional Festival Nacional Valle del Sol, la comunidad de la Villa de Merlo le entregó al Cuerpo de Bomberos Voluntarios su mayor distinción: el galardón Sol de Oro, que destaca la labor realizada en pro de la población. Los medios locales reflejaron el “emotivo homenaje”, que incluyó “un cálido y merecido aplauso, acompañado por gritos y felicitaciones a los héroes locales”.

HistoriaSin embargo, el camino para conquistar la confianza y el respeto de la comunidad no ha sido nada fácil. A pesar de las buenas intenciones, las páginas de la historia demuestran que, más que héroes de bronce, fueron seres humanos de carne y hueso, con sus grandezas y debilidades, quienes sentaron las bases para la que es hoy una de las instituciones más queridas de la ciudad.

Para comprender por qué hoy, frente a todo tipo de dificultad, los merlinos acuden sin dudarlo a la ayuda de su Cuartel de Bomberos, a toda hora, todos los días, sabiendo que tendrán siempre una respuesta positiva, es necesario remontarse en el tiempo.

De acuerdo con el censo de 1970, había en Merlo tan sólo 1605 habitantes. Las pocas calles que existían eran de tierra, y la plaza principal, Marqués de Sobremonte, estaba enmarcada por ligustros y molinetes en las esquinas para que no entraran los animales. Cuentan los nativos que, en aquel entonces, los incendios se producían apenas en lo alto de las sierras y se consumían solos, sin necesidad de asistencia humana. Los accidentes vehiculares eran raros, debido a los pocos automóviles que circulaban por la villa, que había sido nombrada municipio apenas en 1963, con la aprobación de la ley 30.098.

Sin embargo, a lo largo de esa década muchas familias decidieron radicarse en la ciudad, atraídos por su calma y la bonanza del clima. Según el censo de 1980, la población creció algo más de un 62%, alcanzando los 2580 habitantes. Las necesidades eran otras, como lo probó el incendio que el 30 de agosto de 1974 destruyó el 80 por ciento de la instalaciones del casino Dos Venados; o el fuego que atacó una ferretería que funcionaba sobre la calle Becerra, a metros de la plaza Sobremonte. Como no existía un Cuerpo de Bomberos en la ciudad, se le pidió ayuda al destacamento más cercano, localizado a 60km, en Villa Dolores, provincia de Córdoba.

Había que tomar una actitud. Así, el 7 de septiembre de 1978, a las 10:30 horas, por invitación del entonces intendente merlino, Julio Falco, se realizó en el salón “La Terminal” una reunión con el objetivo de conformar un Cuerpo de Bomberos Voluntarios y Defensa Civil. Apenas dos horas después se rubricaba el Acta número 1 de la institución, que reflejó la intención de formar una Comisión Provisoria y el entusiasmo de todos los participantes. El día 11 de ese mes se constituyó dicha Comisión, y en el Acta número 2 se incluyó la adjudicación por parte del Municipio de un terreno para el funcionamiento del Cuartel.

Finalmente, el 16 de septiembre de 1978, se creó oficialmente la Asociación de Bomberos Voluntarios de Merlo, San Luis, que desde ese día está afiliada a la Federación Argentina de Asociaciones de Bomberos Voluntarios. El último paso para su puesta en marcha fue el 19 de octubre del mismo año, cuando la institución obtuvo su Personería Jurídica, número 4339.

La asociación continuó creciendo, con algunos traspiés típicos de toda entidad nueva, integrada por hombres y mujeres como todos, con sus egos, sus virtudes y sus defectos. Las piedras en el camino sólo sirvieron para que se levante más fuerte de sus caídas, con la convicción de que su existencia era necesaria para el bien común.

HistoriaEn los primeros años, los integrantes del Cuerpo Activo acudían al servicio de la sociedad en vehículos prestados, vistiendo ropas viejas y poco apropiadas para un trabajo tan riesgoso. También era escaso el equipo, apenas algunas palas para sofocar los incendios forestales. No había seguro para el personal, ni un lugar decente como sede del cuartel. A pesar de todo, no se abandonó la esperanza: el 20 de junio de 1980 se creó la Escuela de Cadetes, que adoptó a modo de homenaje el nombre de quien fuera clave en la fundación de la ciudad, Capitán Juan de Videla.

Con el paso de los años las Comisiones Directivas aprendieron de los errores del pasado, y los Jefes del Cuerpo Activo se profesionalizaron, impartiendo nociones de capacitación y responsabilidad a sus filas. Actualmente, la Asociación de Bomberos Voluntarios de Merlo, San Luis, se enorgullece de su cuartel modelo, con sala de capacitación, vestuarios diferenciados para las Brigadas Masculina y Femenina, Salón de Usos Múltiples, unidades, uniformes y equipo a la altura de la demanda de una ciudad con casi 20.000 habitantes en constante crecimiento.

No obstante, nada de ello hubiese sido posible sin el renovado apoyo de la gente, que reconoció el esfuerzo de los integrantes del Cuartel y los premió con su confianza. Es por eso que ese 7 de febrero de 2014, sobre el escenario del Festival Valle del Sol, los Bomberos recibieron humildemente el amor de los merlinos, renovando su compromiso con la comunidad.

Contacto

El Tigre 253, Villa de Merlo (5881), Provincia de San Luis

Teléfono Emergencias: 100
(número gratuito)

Síganos en las redes sociales:

Mapa

смартфоны nokia